Devocionales: Saber Contentarse

Gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;
porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

1 Timoteo 6:6-8.

Saber contentarse

Durante un viaje a lo más recóndito de Portugal, mi esposa y yo encontramos a un hombre que conocíamos bien. ¡Qué sorpresa! Él nos explicó que ésta era su aldea natal y que cada año iba de Francia para pasar allí sus vacaciones. Aprovechamos la oportunidad para preguntarle por las antigüedades que se podían ver en los alrededores. Después de enumerar varias, agregó que, según su parecer, había un descubrimiento aún más interesante que hacer.

Nos propuso ir con él a visitar a una persona de la aldea. Paralizada desde hacía varios años, vivía sola en una pequeña casa donde había apenas lo necesario. La puerta siempre permanecía entreabierta, de manera que tanto de día como de noche los habitantes de la aldea entraban para hablarle y ayudarle un poco.

El visitante preguntó: –¿No te aburres, María? Ella contestó con una dulce y apacible sonrisa: –Estoy muy feliz, Dios está conmigo y confío en él. Por eso no me aburro. Además todo el mundo es tan amable conmigo.

Nos sentimos muy conmovidos; nunca habríamos pensado que se puede vivir en condiciones tan precarias y estar contento con todo y con todos.

Como el apóstol Pablo, ella había aprendido a contentarse en las circunstancias en las que se hallaba. En su prisión, el anciano siervo de Dios aún agregaba: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:11-13). ¡Qué lección para nosotros!

Estos son provistos por Amén-Amén

1 comentarios:

Victor Cabrera dijo...

¡Que lección para todos nosotros!....
Sí!!, y sobre todo para los mega súper ultra Apóstoles de la prosperidad!!

Dios te bendiga hermana, Dios nos llene cada día con ese contentamiento que no se puede comprar con nada, pues Cristo ya lo pagó con su preciosa sangre, Amén!