Alabanza - Parte I



En esta oportunidad quiero tratar este tema muy importante, por cierto, que forma parte en nuestras reuniones, y más aún en nuestras vidas.

Vamos a conocer los aspectos, algunos significados para poder entender qué es la alabanza, que representa en nosotros y para nosotros.
Parece una cuestión que últimamente se toma livianamente cuando en realidad debemos de usar la alabanza para dar gloria y honra a Aquel que es merecedor de toda nuestra alabanza y adoración.
Teniendo la ocasión de analizar la alabanza veremos: ¿cuál es la esencia? ¿en qué consiste la verdadera alabanza? y además analizaremos algunos términos en Hebreo para alabanza.
Adelante entonces:

¿Qué es la alabanza?

1.- ES FIESTA Veamos en nuestra Biblia: Salmos 100: 1, 2

En estos textos encontramos la palabra hebrea "Ruwa", se la ve en la frase "cantad alegres" y significa: gritar, levantar un sonido fuerte, aclamar. Y luego encontramos la palabra "Renahnah", que se la ve en "regocijo" y significa: grito de gozo, voz gozosa, cántico.
Dios nos ordena a acercarnos con gozo, alegría, regocijo. Nótese que se nos dice que cantemos con alegría sin excepción porque dice "todos los habitantes de la tierra", no está marcando a alguien en especial, o a un grupo; sino a todas las personas. Por eso dice la Biblia nos dice "Todo lo que respire alabe al Señor".

2.- ES PRESUMIR 

Esto se refiere a celebrar, hacer alarde en este caso del Señor. Debemos dar a conocer la grandeza de nuestro Dios y una de las formas es la alabanza, esta es una de sus funciones; decir lo grande, maravilloso, hermoso que es el Señor a través de la alabanza.
Una de las palabras hebreas que se usa es "Hallal" y significa: hacer brillar, presumir, celebrar, hacer ruido y alarde, y ser jubiloso. ¿Cómo celebrarías al Señor? Yo creo que con nuestra mejor alabanza nacida de nuestro corazón; -"Señor eres grande, poderoso, maravilloso es lo que hiciste en mi, te alabo por tu grandeza, te amo Señor, gracias porque tú has sido fiel, eres incomparable, digno de toda honra"-. Que nuestros labios puedan emanar palabras de alabanzas a nuestro Dios nacidas de nuestro corazón; muchos se presentan con quejas, peticiones, encargos, juicios y el Señor está esperando de nosotros nuestra alabanza. Si eres una persona realmente agradecida a Dios, de tu boca saldrá alabanza en vez de otras cosas, porque es allí donde se descubren los verdaderos adoradores en la gratitud de nuestro corazón.

3.- ES GUERRA ESPIRITUAL Veamos 2º Corintios 10: 4 y Efesios 6: 12

En estos pasajes de la Biblia se nos dice que nuestra lucha, pelea o batalla es contra malignas fuerzas espirituales de maldad, no contra gente de carne y hueso, entonces tenemos que la alabanza es un arma con la que podemos batallar espiritualmente.

¿Qué armas tenemos contra las huestes de maldad? Alabanza, adoración, oración, ayuno. Estas deben funcionar en conjunto con la Palabra de Dios, la sangre del Cordero y el nombre, que es sobre todo nombre, de Jesús.
Salmos 149: 1 - 9 ----- Revela el poder que tenemos cuando alabamos.
Isaías 30: 32 --------- El maligno quiso desde siempre la alabanza para él, incluso tentó a Jesús mismo para que se postrara ante él (Mateo 4: 8, 9). Cuando alabamos a Dios golpeamos al maligno y a su reino por las verdades espirituales que declaramos.

Hasta aquí tenemos que la ALABANZA es una FIESTA de gozo y alegría que debemos presumir del Señor y sus obras y es una arma para hacer GUERRA ESPIRITUAL.


TodoGospel by Rachel

0 comentarios:

Búsqueda por Archivos

Suscribirse por Correo