Recomendado: Desafíos!

En Él vivo, me muevo y soy

“puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”. Como algunos de sus propios poetas griegos han dicho: “De él somos descendientes.” (Hechos 17: 28)

El Espíritu es como el viento: podemos ver sus consecuencias o resultados, pero no vemos el viento propiamente dicho, y tampoco podemos decirle hacia qué lado debe soplar.

¿Cómo estar en la misma dirección del Espíritu Santo para vivir, movernos y ser en Dios?

Necesitamos saber para donde vamos (Proverbios 11: 14). Según el reloj de Dios, necesito conocer las decisiones de su corazón y marchar hacia ese lugar. Jesús dio su vida en la cruz para que nosotros podamos movernos y ser sólo en Él.

Necesitamos tener un corazón restaurado (Salmos 40: 8). Los mandamientos fueron escritos en tablas de piedra, quizás evaluando que así es nuestro corazón. No es nuestra apariencia lo que Dios mira, sino nuestro interior. ¡Tendríamos que dejar de confesar dolores y temores! Y decir: "He aquí que vengo a hacer tu voluntad", "restaura mi corazón".

Necesitamos vivir en tiempo de poder (2° Corintios 10:4), tiempos de intenso derramamiento del Espíritu Santo, preparados para derribar fortalezas de maldad en las regiones celestes. Ya Dios nos ha mostrado su poder en lo que ha hecho en nosotros. 
Levántese en este día confesando: "En Él vivo, me muevo y soy".-

Publicado por TodoGospel

0 comentarios:

Más Leído...

Las 7 Pruebas de Job

La Figura de Job y el concepto de "Prueba" "Mis amigos son mis escarnecedores; mis ojos lloran a Dios" (Job 16...

Búsqueda por Archivos

Suscribirse por Correo