Principios para el Éxito: Tu Apetito = "Pisar el Palito"

Tu apetito te puede hacer "pisar el palito"

Cuando te sientes a comer con algún señor, considera bien lo que está delante de ti,
y pon cuchillo a tu garganta, si tienes gran apetito. No codicies sus manjares delicados, porque es pan engañoso
”.
Proverbios 23.1-3
Cuando te relaciones con alguien poderoso, debes estar preparado para hacerlo sabiendo que la persona poderosa puede empoderarse sobre los demás. 

La única forma en que se puede limitar a alguien poderoso es sabiendo controlar nuestro apetito, ya que el manjar más exquisito carece de valor si no resulta apetecible. 

Por eso la Palabra dice que, si tenés gran apetito pongas cuchillo a tu garganta, es decir que pongas todo tu esfuerzo en refrenarlo. 

La Biblia también enseña que no codicies sus manjares delicados porque es pan engañoso. Esto significa que lo que al principio puede parecer una oportunidad puede, después, convertirse en un tropiezo. 

Aplicá esto literalmente cuando te sientes a comer con alguien influyente, sea en los negocios o en la empresa en la que trabajás, pedí el menú ejecutivo y, si es necesario, andate ya comido. 

Pero este principio también aplica a distintos ámbitos de la vida, ya que siempre tendremos que relacionarnos con gente más poderosa que nosotros y debemos saber hacerlo.

  • Economía: lo único que limita el poder de la oferta es el apetito de la demanda. Si algo para vos no es apetecible, automáticamente carece de valor.
  • Ministerio: lo único que limita un liderazgo insano es saber controlar el apetito ministerial, para no terminar siendo abusados en nuestra buena fe.
  • Familia: lo único que limita a familiares manipuladores es saber controlar el apetito de poseer una vivienda, una luna de miel, un vehículo, como ellos desean.
  • Valoración: lo único que limita el ser aceptado por los demás es que controles tu apetito de aceptación por parte de todos.

El someter tu propio criterio frente a recibir determinados privilegios, tarde o temprano, te pasará la factura. 

El poder que los demás tengan sobre tu vida será directamente proporcional al poder que vos les otorgues a esas personas. Sin apetito no hay sometimiento.

Yo bendigo tu vida para que puedas poner en práctica este principio y, con la bendición de Dios, puedas controlar tu apetito y de esta forma no ser controlado por los demás.


Publicado con Permiso
Todo Gospel

0 comentarios:

Más Leído...

Las 7 Pruebas de Job

La Figura de Job y el concepto de "Prueba" "Mis amigos son mis escarnecedores; mis ojos lloran a Dios" (Job 16...

Búsqueda por Archivos

Suscribirse por Correo